RECORRIENDO  «EL BERROCAL»

La excursión por «EL BERROCAL» comienza en el pueblo de Ortigosa del Monte, tomando la calle de Chorrillo, paralela al río Milanillos, que conduce al aparcamiento, ubicado junto al cementerio de la localidad. Junto a él, encontraremos el primer panel que nos introduce en el origen de estas canteras históricas.

Un camino conduce hacia la entrada donde encontraremos un segundo panel donde conoceremos el origen de la formación y la geología de estas impresionantes rocas, desde aquí comienza un camino por el interior de «EL BERROCAL» señalizado con flechas de dirección, en el que iremos encontrando diferentes carteles que nos hablarán de este espacio.

APARCAMIENTO

Panel 1

ACCESO | ORIGEN | CANTERAS HISTÓRICAS

Panel 2

LA GEOLOGÍA DE EL BERROCAL

Panel 03

CAMINOS INTERNOS DE LA CANTERA

Panel 04

TECNICAS DE EXTRACCIÓN DEL GRANITO

Panel 05

PIEZAS SINGULARES TALLADAS

Panel 06

EXTRACCIÓN DE GRANDES BOLOS

Panel 07

LAS ZONAS DE EXTRACCIÓN DE EL BERROCAL

Panel 08

HERRERÍA

Panel 09

EDIFICIO DE PEÑA CAMPANARIO

PANELES DEL RECORRIDO

01

EL ORIGEN DE EL BERROCAL

Estas rocas tienen una edad de unos 300 millones de años. En este momento se produjo una notable colisión de placas tectónicas que generó una parte importante de las grandes cadenas montañosas que encontramos hoy en la provincia de Segovia.

Las enormes presiones y temperaturas que se alcanzaron en el interior de estas cadenas de montañas hicieron que las rocas llegaran a fundirse, formando bolsas de magma que ascendieron hacia la superficie atravesando las rocas preexistentes (gnesises glandulares, en este caso). El ascenso de estas bolsas (plutones) fue tan lento que el magma se enfrió a varios kilómetros de profundidad, mucho antes de alcanzar la superficie terrestre. Estos plutones darán lugar a todo un conjunto de afloramientos graníticos entre los cuales encontramos el de El Berrocal.

De tal forma, las rocas del Berrocal, clasificadas como ígneas plutónicas, son el resultado de la lenta solidificación durante miles de años de este magma bajo el nivel superficial. Tras enfriarse, este magma endurecido generó los cristales de diferentes minerales visibles actualmente.

Una observación detenida de la roca del Berrocal, permite observar que está formada por piezas milimétricas que corresponden a minerales diferentes en función a su color: cuarzo (gris), feldespatos (blancas o rosáceas) y micas (gris oscuro).

Hace unos 60 millones de años volvió a suceder una nueva colisión entre placas tectónicas: la orogenia Alpina. Es durante el acercamiento de la placa Africana y la Europea, en la que se comprimió una pequeña microplaca (aproximadamente la actual península Ibérica), cuando se forma la Sierra de Guadarrama (entre hace 23 y 5 m.a.), generando la elevación también de la zona del Berrocal. Desde entonces, toda la zona está siendo erosionada por los agentes atmosféricos (lluvia, viento, hielo, etc.).

LAS CANTERAS HISTÓRICAS

Los estudios geológicos comparativos entre el Acueducto de Segovia y esta cantera han permitido identificarla como una de las principales fuentes de abastecimiento de piedra para la construcción de esta magnífica obra de ingeniería romana. 

Son varios los documentos históricos que señalan esta cantera como uno de los puntos principales de abastecimiento de piedra para los edificios y monumentos singulares de los núcleos urbanos del entorno, como la Catedral de Segovia o el Palacio de Riofrío.  

En todo el Berrocal, con concentraciones singulares como la del entorno de “Peña Campanario”, se  conservan restos perfectamente visibles que atestiguan la actividad propia de los canteros dedicados al trabajo del granito. Son los grandes bolos de esta roca los que fueron empleados para la extracción de bloques. 

Los lanchares se explotaron una vez fueron desmantelados los bolos que estaban encima y su explotación se llevaba a cabo mediante la apertura de pequeños frentes en los que se aprovechaba la pendiente el espacio espacio favorable de las diaclasas paralelas de la superficie.

02

LA GEOLOGÍA DE EL BERROCAL

EL BERROCAL DE ORTIGOSA DEL MONTE EN SEGOVIA, SE SITÚA SOBRE UN GRAN AFLORAMIENTO DE ROCAS GRANÍTICAS DE 2,5 KM2 DE EXTENSIÓN. ESTAS ROCAS TIENEN UNA EDAD DE UNOS 300 MILLONES DE AÑOS.

LA FORMACIÓN DE LAS ROCAS A PARTIR DE MAGMA FUNDIDO

Como ya hemos mencionado, las rocas del Berrocal se clasifican como ígneas plutónicas, o sea, formadas por la solidificación de un volumen de magma que quedó atrapado a varios kilómetros de profundidad, bajo la superficie terrestre. Como resultado de ese proceso, el granito de El Berrocal está formado por la conjunción de varios tipos de minerales. En el caso de El Berrocal la proporción relativa de cuarzo y feldespatos (potásicos y plagioclasas) permite clasificarlas como granitos comunes (también llamados monzogranitos y adamellitas).

La formación de estas rocas tiene un contexto muy particular: la orogenia Varisca. En este periodo, entre hace 350 y 250 millones de años, se produjo el movimiento de grandes placas tectónicas (Gondwana por el sur, Laurasia al norte y otras placas menores), dando lugar a la formación de grandes cadenas montañosas fruto de la colisión tectónica. Buena parte de las rocas que encontramos hoy en la provincia de Segovia formaron parte de estas cadenas montañosas. 

Fue durante este fase geológica en el que, de forma lenta a lo largo de casi 100 millones de años,  enormes presiones y temperaturas acaecidas en el interior de estas cadenas de montañas hicieron que las rocas llegaran a fundirse y ascendieran lentamente hacia la superficie en un proceso ya señalado en el panel anterior.

MINERÍA METÁLICA E INDICIOS MINERALES

En el entorno de Ortigosa del Monte existen importantes yacimientos minerales (algunos explotados en época romana, o incluso con anterioridad, como ocurre en Otero de Herreros).  Además al norte del afloramiento del Berrocal existe un indicio minero asociado a mineralizaciones de cobre.

CUANDO EL BERROCAL ESTABA CUBIERTO POR EL MAR

Hace unos 80 millones de años (Cretácico Superior) toda esta zona estaba cubierta por un mar cálido y poco profundo que erosionó las grandes montañas formadas hace unos de 200 millones de años atrás convirtiéndolas en una llanura. Los plutones graníticos (como el del Berrocal), que inicialmente se encontraban en capas debajo del nivel terrestre, afloraron a la superficie. Que esta región estuviera sumergida durante varios millones de años por un mar tropical (entre hace 88 y 79 millones de años) provocó que sobre los granitos de El Berrocal se fueran disponiendo toda unas serie de rocas de diferentes naturaleza (arenas, arcillas, calcarenitas, calizas y margas) que se pueden reconocer en los relieves septentrionales y occidentales del Berrocal. 

EL PAISAJE GRANÍTICO DEL BERROCAL: UN MUSEO GEOLÓGICO DINÁMICO

El paisaje del Berrocal de Ortigosa del Monte se caracteriza por la presencia de enormes bolos graníticos. La peña Campanario es un ejemplo magnífico. El resto del paisaje está formado por extensas superficies lisas, ligeramente curvadas o inclinadas, que forman los lanchares o losares.

Para comprender la formación de este singular paisaje, debemos remontarnos a un pasado geológico en el que la superficie de aquel pre-Berrocal se encontraba varias decenas de metros por encima del nivel actual. Toda la masa granítica se encuentra atravesada por fracturas con dos direcciones predominantes: unas horizontales (paralelas a la superficie) y otras verticales (aproximadamente perpendiculares a las primeras); compartimentando las roca en paralelepípedos, como si de un gigantesco ‘cubo de Rubik’ se tratase. Esta red de fracturas actúa como una red de circulación de agua. El granito, aunque nos parezca una roca dura y resistente, se descompone con relativa facilidad en contacto con el agua. El resultado final de la alteración del granito es una masa arenosa, suelta y disgregada, formada por granos de cuarzo (residuales) y otros minerales parcialmente alterados, que es lo que localmente se denomina ‘jabre’.

Durante miles de años, el agua que circuló por la superficie de aquel pre-Berrocal alteró poco a poco la roca superficial, pero también se filtró por sus fracturas meteorizando los bordes de las grietas y discontinuidades. Con el tiempo, la masa granítica inicial se convirtió en un conjunto de bloques más o menos redondeados, rodeados de en una matriz arenosa. La parte más profunda del volumen granítico quedó protegida de este proceso superficial, definiendo una superficie a partir de la cual el granito se encontraba relativamente inalterado.

Cuando el agua comenzó a circular por este pre-Berrocal, formando arroyos y ríos, arrastró la arena procedente de la alteración del granito. Los grandes bloques redondeados eran demasiado pesados para ser movilizados por los flujos de agua de arroyada, por lo que quedaron acomodados en la superficie del volumen de roca que permanecía inalterado. 

03

CAMINOS INTERNOS DE LA CANTERA

LAS CANTERAS HISTÓRICAS DEL BERROCAL HAN SIDO EXPLOTADAS DURANTE MÁS DE DOS MIL AÑOS, SIENDO EL PRINCIPAL DESTINO DE LA PIEDRA QUE DE AQUÍ SE EXTRAJO SEGOVIA. PARA LLEGAR A ELLA, LOS INGENIEROS BUSCARON PASOS Y CAMINOS SIN CAMBIOS BRUSCOS EN LA OROGRAFÍA QUE FACILITARAN EL TRÁNSITO DE LOS CARROS TIRADOS POR BUEYES QUE TRANSPORTABAN LOS PESADOS BLOQUES DE GRANITO. 

El trazado de este camino ha sido identificado gracias a las labores de investigación arqueológica. Desde la cantera partía una calzada hacia la localidad de Madrona donde se conoce la existencia de un yacimiento de época romana bastante significativo. El recorrido coincide con el trazado del camino que desde aquí se dirige hacia la carretera SG-P-7211. A partir de este núcleo, se conectaba con la vía que comunicaba Segovia con la ciudad de Ávila y que coincide con el Cordel de Paredones hasta alcanzar el denominado “Camino Hondo” que desciende hacia el valle del arroyo de Tejadilla, último accidente geográfico que era necesario salvar para llegar hasta Segovia.

LAS CANTERAS HISTÓRICAS

En el punto en el que nos encontramos se realizó una excavación arqueológica mediante un sondeo que permitió documentar algunas de las capas preparatorias del camino. Para esta labor, en época romana, se disponían diferentes depósitos de materiales pétreos (cantos, gravas y arenas) que permitían dar solidez a la vía y dotarla de un adecuado drenaje. En este caso, además de los mencionados materiales, se realizaron algunos rebajes en el granito del suelo con el fin de regularizar el terreno.

Cuando recorras El Berrocal verás que hay otras calzadas similares a la que aquí se muestra, y es que en una superficie tan grande como era la que ocupaba la cantera, se iban trazando sendas y caminos según las necesidades que se tenían en el momento para poder trasladar los bloques de granito desde su lugar de extracción hacia las zonas de transformación o de salida hacia la ciudad.

04

TÉCNICAS DE EXTRACCIÓN DEL GRANITO

EN LA EXTRACCIÓN TRADICIONAL DEL GRANITO LOS CANTEROS SEGUÍAN UNA SERIE DE FASES BIEN ESTRUCTURADAS Y DIFERENCIADAS.

El trabajo de cantería comenzaba con la localización y desbroce de los sectores más adecuados para la extracción de bloques. Durante la investigación arqueológica de esta cantera se han diferenciado dos patrones de extracción de la piedra:

1/ Frentes de extracción en lanchares: los lanchares son los afloramientos de granito que se encuentran en la superficie del Berrocal formando grandes plataformas rocosas en el suelo. Estas plataformas, que en ocasiones han formado de manera natural ciertos escalonamientos, han sido explotadas en varios puntos aprovechando precisamente estos escalones y plataformas naturales. Estos frentes de extracción en suelo, no tienen una gran profundidad, no llegando los de mayor desarrollo a dos metros de profundidad.

2/ Explotación de bolos de granito.

En este caso nos centraremos en el análisis de la explotación de los lanchares.

Localizado un lugar con afloramientos graníticos, los canteros comprobaban que el granito elegido no presentaba fallos o imperfecciones, para lo cual era golpeado en varios puntos diferentes con un martillo. Comprobada la viabilidad del lugar, se llevaba a cabo el corte de los bloques que luego serán tallados. Para la ejecución de esta tarea el cantero marcaba las direcciones de corte con un pico, realizando a continuación sobre esta línea una serie de huecos equidistantes en donde insertar las cuñas. 

Para el caso de El Berrocal, es tipo de marcas de extracción, aparte de haber sido documentadas en numerosos lugares de esta cantera, tienden a presentar una serie de características comunes. De tal forma, talladas en la roca por la zona más favorable para la fractura del bloque, las dimensiones de estas hendiduras varían entre los 7 y 15 cm de longitud, 4-5 cm de anchura  y 1-3 cm de profundidad. Es en estos huecos donde se insertaban dos tipos de cuñas: las de madera o las metálicas. Con las primeras la fractura del bloque se provocaba al incrementar el volumen de la madera mediante su hidratación. Por su parte, las cuñas metálicas eran golpeadas con mazas  hasta conseguir la rotura. El fin último de ambas técnicas es la de conseguir dividir la piedra en dos. 

Por lo observa en los múltiples ejemplo documentados en esta cantera, las hendiduras no tienen patrón fijo y tampoco se pueden diferenciar tipologías en función de los periodos históricos, dado que seguramente estas dependían de cada cantero y de la dureza de la roca.

Aunque normalmente estas líneas inserción de cuñas son líneas rectas dispuestas en planos tanto verticales como horizontales para la extracción de bloques cúbicos, se han podido documentar otra tipología de piezas, más reducidas en número, en donde las marcas de cuña presentan una colocación circular para la extracción de las piedras de molino.

En el caso de El Berrocal se ha detectado el empleo de otro sistema de fractura de la piedra basado en la ejecución de líneas horizontales continuas (rozas) mediante el aserrado longitudinal con herramientas metálicas del bloque pétreo. Estas podían ser realizadas previamente a la inserción de las cuñas. Tiene una longitud que se adaptada al bloque que va a ser fracturado, y su anchura y profundidad está entre los 3 y 5 cm.

Una vez individualizado el bloque se procede su extracción de su posición original.  Este corte siempre se produce a pie de cantera para evitar el transporte de bloques excesivamente grandes. 

Concluida esta fase de extracción, los bloques obtenidos son llevados a las zonas de desbaste. En estos lugares abundan restos descartados producidos durante la talla y retoque de los bloques. Este “material de desecho “puede ser de dos tipos:

1/ Piezas grandes (40 – 50 cm de lado aprox.) que tienen formas irregulares y que, tras ser fracturado, son objeto de un primer desbaste para darle la forma y dimensiones deseadas.

2/ Piezas con las dimensiones y forma más o menos necesarias. Dado que en estos casos solo es necesario llevar a cabo un retoque y desbaste final, los restos generados tienen un tamaño menor (10 -20 cm de lado aprox.).

Este material desechado se acumula en frentes de los lanchares formando grandes zonas de vertedero de la cantera. Así lo podemos observar sobre todo en el conjunto de los lanchares situados al noreste de Peña Campanario. En donde se observan amplias superficies con abundantes restos de talla, tanto de gran tamaño como de retoque final.

05

PIEZAS SINGULARES TALLADAS

LOS TRABAJOS DE INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA LLEVADOS A CABO SOBRE EL TERRENO HAN PERMITIDO CONSTATAR LA EXISTENCIA EN LA PROPIA CANTERA DE  UNA SERIE DE PIEZAS TALLADAS.

Se trata de un conjunto de bloques de diferentes tamaños y formas que han sido abandonadas in situ tras haber sido objeto de la fase final de retoques a las que las piezas de granito deben de ser sometidas antes de abandonar la cantera para ser transportadas a su destino final. Se localizan inmediatamente al Este de Peña Campanario.

Podemos diferenciar tres tipos de piezas talladas:

1/ Piezas de sección curva que presentan un acanaladura interior. Son las más abundantes (se han llegado a contabilizar más de una veintena distribuidas por este sector). No ha sido posible encontrar información complementaria en las fuentes documentales que pudieran ayudarnos a determinar su destino y función. Es indudable que estaban pensadas para formar parte de una estructura monumental de planta circular (quizás de fuentes de grandes proporciones en alguno de los palacios reales del entorno).

2/ Sillar ciclópeo de forma prismática. Se trata de un único ejemplar. Tampoco contamos con información de ningún tipo de cara acerca del emplazamiento final para el que estaba destinado.

3/ Rueda de molino de forma circular. Destinadas a un uso más “industrial”, estas piezas eran manufacturadas para ser integradas dentro del mecanismo de molienda de alguno de los numerosos molinos que, movidos por energía hidráulica, se disponen juntos a los numerosos cauces fluviales que jalonan la falda de la Sierra de Guadarrama.

Teniendo en cuenta la tipología, uso y formas de estos tres conjuntos piezas de granito, no parecen contar con una gran antigüedad, pudiendo haber sido extraídos como mucho unos 3 o 4 siglos como máximo. 

La presencia de estos elementos singulares nos ofrece la oportunidad de observar piezas de granito que han sido objeto de la fase final de acabado. De tal forma, el granito extraído es objeto de un proceso denominado desbaste, dentro del cual el sillar es perfilado perimetralmente (rebajando las aristas) hasta conseguir la forma deseada con las dimensiones aproximadas a las definitivas pero dejando siempre una holgura de 3-4 cm conocida como creces para evitar tanto fracturas  que se pudieran producir en el transporte como peso inútil que aumentaría el coste. Este desbaste se realiza con cincel o martillo de desbastar.

06

EXTRACCIÓN DE GRANDES BOLOS

El Berrocal se caracteriza por ser una zona en la que predominan afloramientos graníticos en forma de grandes bolos que han sido empleados históricamente para la extracción de piedra. El hecho de que esta cantera haya sido explotada de forma más o menos continuada desde época romana nos permite concluir que el volumen de piedra final extraído fue muy elevado.

En base al conjunto de datos obtenidos en intervenciones arqueológicas previas, en forma tanto de prospecciones intensivas como en la realización de sondeos arqueológicos, se ha identificado a “Peña Campanario” como la zona nuclear dentro esta cantera. En ella abundan bolos que han sido total o parcialmente extraídos.

Los bolos de granito que encontramos en el Berrocal son fundamentalmente de tamaño medio (1,5 – 2 m de altura), documentándose en menor proporción los bolos monumentales (entre 3 y 8 m de altura).

La extracción de la piedra de estas piezas comenzaba con la rotura del bolo en bloques más o menos escuadrados de gran tamaño (entre 1 y 2,5 m de lado) mediante el empleo combinado de rozas y cuyas. Las secciones de granito generadas eran luego fragmentadas en bloques más pequeños  mediante el uso nuevamente de cuñas en función de las necesidades de la obra a ejecutar.

La desarticulación de estos bolos ha supuesto una transformación visual de gran impacto dentro de un paraje, como el de El Berrocal, dominado por esta tipología de afloramientos. No debemos olvidar que, una vez el bolo era objeto de los trabajos de cantería, este desaparecía físicamente en casi su totalidad. De hecho sabemos que las primeras zonas explotadas debieron de ser las más orientales porque es en estos sectores donde el paisaje está dominado por grandes explanadas de afloramientos graníticos muy someros. Este no es sino el resultado del completo desmontaje de los bolos de granito que estaban ubicados en estas zonas

Que El Berrocal fue explotado como cantera de granito, cuando en el entorno inmediato de Segovia los afloramientos de naturaleza granítica son abundantes (Parque Robledo, La Granja, El Sotillo,….), responde en primer lugar a sus características petrológicas, que convierten nuestro  granito en un material de construcción más compacto y fácil de tallar. Además, la explotación sistemática de un bolo tiene ventajas desde el punto de vista de la rentabilidad. En primer lugar, el completo desmontaje de un bolo en sillares de granito se hacía de forma sensiblemente más rápida que la llevada a cabo en los frentes de cantera generados en los sectores de lanchares. En segundo lugar, la explotación planificada de uno de estos bolos repercutía en un mejor aprovechamiento del volumen total de éste de cara a transformarlo en piezas de granito de utilidad, generando un menor porcentaje de fragmentos de granito desechados.

07

LAS ZONAS DE EXTRACCIÓN DEL BERROCAL

LA CANTERA DE EL BERROCAL TIENE CUATRO ZONAS NUCLEARES IDENTIFICADAS.

• LA ZONA NORTE: 

Se corresponde con Peña Campanario. Su superficie está compuesta por tres grandes plataformas escalonadas que descienden en dirección norte. En un área de 8,5 km2 se han podido identificar todo tipo de marcas de extracción (lanchares en las terrazas inferiores y explotación de granitos en la plataforma inferior,..).

Al oeste del paraje de Peña Campanario se han documentado una serie de praderas, sin afloramientos de granito ni bolos, que pudieron ser el resultado de la explotación intensiva de bolos en este sector, no quedando huella alguna de los mismos.

PLANO DE PEÑA CAMPANARIO

VISTA AÉREA DE PEÑA CAMPANARIO

• LA ZONA CENTRO-ESTE  “CASA EL MECHO”:

Es un sector en el que se explotan fundamentalmente los lanchares, siendo minoritarios los bolos que hoy son visibles.

PLANO ZONA CENTRO-ESTE

VISTA AÉREA DE "CASA EL MECHO"

• LA ZONA CENTRO-OESTE

Se trata de una zona de 9,4 km2 donde abundan piezas talladas abandonadas y se extrae piedra tanto de los lanchares como de bolos parcialmente explotados. Los frentes parecen más modernos que los vistos en Peña Campanario, ya que tienen menos líquenes y concreciones. 

PLANO CENTRO-OESTE

CENTRO-OESTE

• LA ZONA NOROESTE “PEÑA DEL GATO”

Los frentes y puntos de extracción documentados en esta zona aparentemente son antiguos ya que están bastante erosionados. El aspecto actual de este sector es de un frente de explotación en área abierta que ha sido cubierto por la vegetación, siendo posible que sea una de las zonas de extracción más antigua de El Berrocal.

PLANO ZONA NOROESTE

08

HERRERÍA

ESTE EDIFICIO FUE LOCALIZADO EN LA CAMPAÑA DEL 2020 TRAS LA EXCAVACIÓN DE UN POTENTE NIVEL DE ESCOMBROS CONFORMADOS POR TODO TIPO DE MATERIAL CONSTRUCTIVO (TEJAS, LADRILLOS, ADOBES,..) QUE LO CUBRÍA TOTALMENTE.

De planta cuadrangular, el edificio tiene unas dimensiones aproximadas de unos 10, 20 m dirección NO-SE / 4,90 m dirección NE-SO y un eje central de orientación NE-SO. Su extensión total es de unos 50 metros cuadrados. 

Una vez concluida la retirada del material que colmataba este espacio, se comprobó que estamos ante un edificio que conserva sus muros perimetrales al norte, este y oeste, habiéndose perdido el que lo delimita al sur. Las paredes conservadas están realizadas en mampuesto de granito, con bloques de tamaño medio, trabados con mortero de cal y revestidos en su cara interna. 

Dado que el muro lateral N presenta una mayor altura que los del resto del perímetro, este edificio debió de presentar un tejado a solo un agua apoyada sobre una estructura de madera.

FOTO INCIAL ANTES DE SU EXCAVACIÓN

Esta construcción está compartimentada en dos a través de la edificación de un muro medianero que, orientado en dirección N-S, da lugar a dos estancias de planta cuadrangular. La situada al E es diáfana, no presenta otros elementos constructivos, más allá de un suelo elaborado a partir de barro compactado sobre el geológico natural. La estancia situada al oeste reúne una serie de características constructivas que indican que su uso estuvo vinculado al trabajo de extracción de granito. Durante la excavación de esta sala se documentó la existencia de significativas concentraciones de restos de escoria y material rubefactado. Si a este dato le unimos que el nivel de suelo interior, realizado con barro compactado entremezclado con piezas de granito de pequeño tamaño y colocado directamente sobre el granito desnudo, estaba teñido de cenizas, es fácil deducir que la actividad que hubiera tenido lugar en su interior tenía que ver con el uso de fuego.

Esta teoría parece estar respaldada por la presencia en la zona central de esta segunda habitación de un rebaje cúbico excavado en el nivel geológico cuya función habría sido la de servir como punto de encastre de la base de algún tipo de mecanismo/maquinaria tradicional todavía a día de hoy por determinar de cara a garantizar tanto su sostén como su solidez (¿algún tipo de yunque?). Además entre el material arqueológico recuperado durante la excavación de esta habitación occidental destaca la presencia de numeroso material asociado a los trabajos de extracción: punzones y cuñas metálicas. Todo este conjunto de datos parecen indicar que estamos ante un edificio auxiliar, una herrería, destinado a la reparación de los útiles de los canteros.

Junto a este repertorio metálico se han localizado otros materiales, como cerámicos, cuyas características nos hablan que este edificio estaba en pleno funcionamiento entre los siglos XVI-XVII. No debemos olvidar que en este marco cronológico se tuvo que desarrollar una fuerte demanda de materiales, entre ellos el granito, dado el numeroso grupo de proyectos de construcción que estaban en marcha tanto en la capital como en su entorno inmediato (catedral de Segovia, palacios reales,…).

09

EDIFICIO PEÑA CAMPANARIO

DURANTE LAS CAMPAÑAS DE EXCAVACIÓN DESARROLLADAS EN EL BERROCAL ENTRE LOS AÑOS 2018 Y 2020,  SE IDENTIFICÓ UNA PLATAFORMA AMESETADA LOCALIZADA EN LAS PROXIMIDADES DE PEÑA CAMPANARIO.  

El Berrocal se caracteriza por ser una zona en la que predominan afloramientos graníticos en forma de grandes bolos que han sido empleados históricamente para la extracción de piedra. El hecho de que esta cantera haya sido explotada de forma más o menos continuada desde época romana nos permite concluir que el volumen de piedra final extraído fue muy elevado.

En base al conjunto de datos obtenidos en intervenciones arqueológicas previas, en forma tanto de prospecciones intensivas como en la realización de sondeos arqueológicos, se ha identificado a “Peña Campanario” como la zona nuclear dentro esta cantera. En ella abundan bolos que han sido total o parcialmente extraídos.

Los bolos de granito que encontramos en el Berrocal son fundamentalmente de tamaño medio (1,5 – 2 m de .altura), documentándose en menor proporción los bolos monumentales (entre 3 y 8 m de altura).

La extracción de la piedra de estas piezas comenzaba con la rotura del bolo en bloques más o menos escuadrados de gran tamaño (entre 1 y 2,5 m de lado) mediante el empleo combinado de rozas y cuyas. Las secciones de granito generadas eran luego fragmentadas en bloques más pequeños  mediante el uso nuevamente de cuñas en función de las necesidades de la obra a ejecutar.

La desarticulación de estos bolos ha supuesto una transformación visual de gran impacto dentro de un paraje, como el de El Berrocal, dominado por esta tipología de afloramientos. No debemos olvidar que, una vez el bolo era objeto de los trabajos de cantería, este desaparecía físicamente en casi su totalidad. De hecho sabemos que las primeras zonas explotadas debieron de ser las más orientales porque es en estos sectores donde el paisaje está dominado por grandes explanadas de afloramientos graníticos muy someros. Este no es sino el resultado del completo desmontaje de los bolos de granito que estaban ubicados en estas zonas.

Que El Berrocal fue explotado como cantera de granito, cuando en el entorno inmediato de Segovia los afloramientos de naturaleza granítica son abundantes (Parque Robledo, La Granja, El Sotillo,….), responde en primer lugar a sus características petrológicas, que convierten nuestro  granito en un material de construcción más compacto y fácil de tallar. Además, la explotación sistemática de un bolo tiene ventajas desde el punto de vista de la rentabilidad. En primer lugar, el completo desmontaje de un bolo en sillares de granito se hacía de forma sensiblemente más rápida que la llevada a cabo en los frentes de cantera generados en los sectores de lanchares. En segundo lugar, la explotación planificada de uno de estos bolos repercutía en un mejor aprovechamiento del volumen total de éste de cara a transformarlo en piezas de granito de utilidad, generando un menor porcentaje de fragmentos de granito desechados.

Sobre su cronología, solo podemos indicar que tanto en las fotografías aéreas (vuelo americano 1956-1957)  como en los mapas consultados (mapa topográfico histórico), este edificio no estaba en pie y la huella visible era idéntica a la actual. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies